Variaciones paternales

Octubre 26. Que sufran los perros Al anochecer del pasado domingo me sorprendí buscando un pañuelo para recoger y secar las lágrimas, que, sin oposición alguna, resbalaban sobre mis mejillas, luego de terminar las últimas páginas del libro al que...